Planificar una novela

Todos en algún momento de nuestra vida hemos tenido el sueño de escribir un libro. Ya sea un cuento o una novela. Lo más probable es que hayas pensado en que no necesitas de ningún guion o esquema para escribirla, porque todo está en tu mente y de allí nadie lo puede sacar. Sin embargo este es un razonamiento erróneo, ya que casi siempre solemos olvidar pequeños detalles que hacen la historia interesante. De allí la importancia de planificar una novela mucho antes de escribirla, pequeños bocetos e ideas en la mente escritas en un cuaderno, pueden hacer la diferencia al momento de comenzar a escribir la obra literaria.

Ahora bien ¿Por qué es tan necesario planificar una novela? La respuesta es muy simple, porque así no será un total desastre. Aun así, veamos más concretamente como nos ayuda la planificación a crear una fabulosa obra literaria.

  1. Evitar lagunas: Una de las principales razones que tenemos para planificar, es que esto nos ayuda a evitar bloqueos mentales, esto es algo muy común. Siempre se comienza todo emocionado y feliz por comenzar a escribir esa historia que está girando en tu cabeza, pero luego de un tiempo, cuando vas por la mitad tanto la hoja como la imaginación se queda en blanco.

En cambio, si cuentas con una planificación de antemano estas cosas no sucederán ¿Por qué? Porque posees un guion que muestra el desenlace que debe seguir la historia. Cabe destacar que la planificación puede modificarse en cualquier momento, dependiendo de la lluvia creativa que venga a tu mente.

Claro que si modificas algo de lo que estas escribiendo, debes planificar una parte nuevamente para así no cometer errores.

Por ejemplo: en ese momento viste como unos hombres con capucha te perseguían, entraste a un callejón sin salida y ellos sacaron un arma para comenzar a disparar

Y es precisamente en este instante en el que comienzas a preguntarte ¿Qué quiero que haga el protagonista? ¿Cómo puede salir de ese callejón? ¿Recibirá uno de los tiros? Y si muere ¿Qué va a pasar con la historia? ¿Cómo puedo seguir el curso de ella? En conclusión, terminaras abandonando la novela.

  1. Cero sentido en la historia: Como segunda razón que mostraremos para tener una buena planificación, es que ella nos ayuda a evitar lagunas o cosas sin sentido dentro de la trama. Esto lo vemos en ambos sentidos, tanto la narración como la trama.

Por lo menos en la trama es muy común colocar incoherencias en su desarrollo cuando no se cuenta con una planificación previa. Por ello, siempre es importante que antes de comenzar a escribir, tengas una buena planificación, del porque ocurre ciertas cosas, tanto en la historia principal con en la secundaria.

Esto podemos relacionarlo al tejido, los nudos deben conectarse entre sí para estar fuertes y no desbaratarse; así mismo ocurre con la historia, cada punto debe estar relacionado con toda la historia para que no existan lagunas en ella.

En lo que respecta a la narración, esto es tan simple como modificar su nombre, posición, rasgos… es como decir que sus hermosos ojos azules se veían hermosos con la luz de la luna, y luego al siguiente día decir que pensar en sus hermosos ojos de color café te producía desvelos.

Por ejemplo: El hombre iba de tras de ti con su pistola; de repente te tropiezas con una piedra y caes al suelo, en ese momento aquel hombre aprovecha y te ataca con su cuchillo pero tu logras esquivarlo y le lanzas la pieza de metal con la que has tropezado.

  1. No tener duplicados: corregir una novela no es tarea sencilla, mientras menos errores tengas, la corrección será mucho más fácil. En muchos casos, cuando no se cuenta con una buena planificación antes de comenzar a escribir, no solamente tienen que leerse la novela para conseguir el agujero negro, normalmente este tiene que remendarse, y en la gran mayoría de los casos quitar esa tela para cocer un nuevo patrón. Por eso siempre es bueno contar con una buena planificación y un esquema muchísimo antes de comenzar a escribir.


¿Cómo planificar una novela? 

Existen muchos métodos que puedes seguir para escribir una novela. Un guionista muy famoso dijo una vez que existen dos tipos de escritores, los que planifican todo desde el principio, y los que riegan las semillas y esperan a ver qué pasa en el desarrollo.

En cierto sentido esto es muy cierto, existimos personas que nos gusta escribir algo y a medida que pasa en tiempo, ver que puede surgir de eso. Como también, están la clase de personas que planifican todo, absolutamente todo desde un inicio, y saben cuál será el desenlace y el final de la historia. No obstante, veamos algunos tips que todos podemos seguir a la hora de decidir planificar una novela.

  • Planifica por capítulos: esto es muy sencillo, aquí tienes que dividir la historia que has decido crear en capítulos, y escribir un resumen o sinopsis de lo que quieres que pase en cada uno de ellos.

Claro que para poder llevar a cabo este método, tienes que haber pensado con anterioridad cual será el hilo secuencial de la novela, es lo que llamamos inicio, nudo y desenlace. Esto lo vas a fragmentar y puedes colocar algunas ideas literarias que vengan a tu mente.

Puedes modificar un capitulo cuantas veces desees; si ves que este es muy largo con todo lo que tienes y quieres contar en él, pues divídelo en dos. Cabe destacar que una novela siempre debe tener coherencia en su trama, cada uno de sus capítulos y partes deben estar en sincronía para que así quienes la lean puedan saber a qué atenerse.

  • Planificar por partes: aquí volvemos a lo que mencionamos en el punto anterior (inicio, nudo y desenlace) para ello puedes guiarte por la pirámide de Freytag, la cual sigue el siguiente orden:
  • Exposición.

  • Desarrollo.

  • Punto decisivo.

  • Clímax.

  • Desenlace.

  • Final.

  • Panificar una idea y partir de ella: en pocas palabras, esto quiere decir que debes elegir de antemano cual será el conflicto inicial y su conclusión, y desarrollar el resto de la historia alrededor de este.

Lo más práctico es crear una sinopsis y luego comenzar a desarrollar a los personajes a partir de ella, planificando tanto su desarrollo como evolución dentro de la trama. Al finalizar la sinopsis, puede escribirse hasta un resumen de 4 páginas aproximadamente.

Quien implemento esta forma de planificación explica que toda historia debe poseer 4 elementos, que son: 3 tragedias y 1 final. Por lo que cada una de las páginas debe culminar con una tragedia y la cuarta página debe ser el final.

Después de esto se vuelve a los personajes y se comienza a alargar cada resumen en una página donde se colocará todo lo que va a ocurrir dentro de la trama. Es desde este punto donde se puede ir haciendo tablas con capítulos y demás escenas.

  •  Planificar con borradores: aquí no hay mucho que explicar. Este método se basa en escribir una idea y luego pasarla en limpio un poco más extendida, excluyendo detalles tales como el ambiente o lo que envuelve la novela.

O sea se escribe lo básico; después a partir de ese borrador, el cual puede ser tan extenso como te guste, comenzara a transcribirse la trama y todos aquellos pequeños detalles necesarios para la creación de los personajes tanto primarios como secundarios. Luego, si se podrá comenzar a escribir seriamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here