Planificar por competencia

Al hablar de las competencias de una persona, nos estamos refiriendo a las habilidades y capacidades que posee un individuo, existen habilidades que se aprenden con el tiempo, que se vuelven necesarias para un ámbito en especial y existen otras que son innatas.

Estas competencias o habilidades, pueden mejorarse e incluso pueden adaptarse al medio en el cual se necesiten y pueden ser muy útiles en el campo laboral y en la vida cotidiana, sin embargo, no todos poseen las mismas aptitudes y capacidades.

Sin embargo, muchas instituciones educativas, no se concentran en mejorar habilidades o enseñarlas, se centran en explicar un tema en especifico, evaluar si los estudiantes entendieron o no y dejan el tema hasta ese punto.

Muchos de esos temas, no son muy útiles en nuestra vida cotidiana o dentro del ámbito laboral, si ocurre lo contrario, como los conocimientos no son reforzados, estos se olvidan y no hacen un gran cambio dentro del individuo.

Por eso, se han implementado nuevas técnicas de educación, las cuales incluyen como objetivos que el individuo pueda ser capaz de realizar ciertas actividades, a la vez que obtienen nuevas habilidades útiles para su día a día, a demás de ser capaz de realizarlas en el campo laboral.

Estas capacidades son evaluadas por medio de la elaboración de un plan educativo, cuyo objetivo sea alcanzar una habilidad, es decir, que el individuo sea capacitado para realizarla gracias a la obtención de ciertas habilidades ya establecidas y especificadas.

El fin de elaborar una planificación educativa, es hacer que el proceso por el cual los alumnos adquirirán el conocimiento y por lo tanto el aprendizaje, sea eficaz y produzca un impacto positivo en los estudiantes.

La elaboración de un plan en base a las competencias, ayudará al docente a evaluar de manera eficaz y lograr medir el progreso de los alumnos, a la vez que puede hacer observación de la eficacia de su propio trabajo o plan educativo.

Cuando se planifica en base competencias una clase, se hace un modelo o un proyecto de aprendizaje, en el cual se da prioridad a las capacidades y habilidades de los estudiantes, no es solo enseñar, es también lograr que el alumno adquiera capacidades nuevas.

Esta educación que está basada en competencia, tiene como finalidad utilizar diversos métodos de aprendizajes y potencializar habilidades individuales en los alumnos, todo esto para que el mismo, logre obtener destrezas y distintos tipos de habilidades que necesitara en el campo laboral.

Se les enseña a los individuos un grupo de comportamientos tanto afectivos, como sociales, junto con pericias cognoscitivas, también motoras, psicológicas y hasta sensoriales que van a permitir al individuo poder realizar alguna profesión.

Esta metodología comenzó a aplicarse, debido a que muchos maestros reaccionaron al hecho de que muchos estudiantes no poseían habilidades útiles y necesarias que, aunque se les había “enseñado”, no las adquirieron como propias, por lo tanto, luego de graduarse, se olvidaban.

Por eso, Jaques Delors fundamento la base de esta metodología, el comentaba que, la educación debía tener como finalidad hacer que cada individuo descubriera e incrementara las habilidades que cada uno poseía, incluso si no lo conocía.

Normalmente, los métodos educativos tradicionales, evalúan los conocimientos según un periodo de tiempo establecido como un semestre o cierto lapso dentro del mismo, no se examina si los estudiantes realmente adquirieron una capacidad.

En cambio, la planificación basada en competencia evalúa cada habilidad y el dominio que tiene el estudiante sobre la misma y así se puede observar el producto de aprendizaje que se ha logrado, por tanto, el aprendizaje es más individual.

Pero se requiere que el tiempo de evaluación sea un poco más variable que el tiempo de duración que posee el modelo de educación tradicional. Otra diferencia, pero ventajosa es que para lograr los objetivos, el alumno debe dominar todas las capacidades, muy diferente al método tradicional que solo alcanzan algunos.

El método educativo tradicional posee un contenido más general para los alumnos, todos deberían estar al mismo nivel, en cambio, la planificación basada en competencia se hace más individual y personalizada.

Otra ventaja de esta metodología, es que se logra compensar más eficazmente las necesidades de los estudiantes, dándoles la oportunidad de instruirse de una manera más flexible y a un ritmo más personalizado.

Al aprender habilidades específicas y obtener capacidades útiles para su vida diaria, los estudiantes están más capacitados para entrar al mundo laboral, ya que las habilidades obtenidas y aprendidas son mucho más rentables.

Los maestros cumplen un papel fundamental en esta metodología y estos son más capaces y con sus enseñanzas y su paciencia, llegan a contribuir directamente a constancia de los alumnos a dominar cada competencia.

Por supuesto, esta metodología tiene sus limitaciones y quizás no pueda implementarse en todas las áreas en las instituciones educativas, pero puede complementar a otros tipos de metodología educativa para que el aprendizaje sea fácil y practico.

Este tipo de todo enfocado en competencia deja ver algunos conocimientos de forma global, pero también profesionales e incluso experiencias en el campo laboral, permitiendo así que el estudiante tenga una idea de los problemas reales y las necesidades en el ámbito de trabajo.

Gracias a esto, el individuo o estudiante puede orientarse de una manera más correcta y fija para alcanzar sus metas y lograr cumplir con las competencias requeridas para dicho ámbito, además de ser más apto para realizar un trabajo y mantenerse en él.

Cómo planificar por competencias

El primer paso que debemos dar al realizar una planificación basándonos en competencias, es especificar el objetivo general, en el cual se debe detallar qué debe aprender, comprender, conocer el alumno.

Una vez determinado este punto, dentro del mimo se determinaran los aspectos que harán cumplir con el objetivo general, por ejemplo, enseñar el concepto del tema a tratar, como aplica en su vida, donde encontrarlo, entre otros que vayan acorde con el tema.

Ahora, para realizar una planificación por competencia, lo que se debe hacer es, plantear cada objetivo de manera que, transmita que es na capacidad dl alumno, se hace por medio de palabras como “comprende”, “detecta”, “identifica”.

Ahora bien, los alumnos deberán mostrar estos aspectos o capacidades, por lo tanto, será necesario agregar a la planificación ciertas evaluaciones según sean necesarias y según el tema que se está aprendiendo.

Estas competencias tendrán que ser medidas individualmente por alumno, las mismas pueden ser medidas con indicadores como “Excelente”, “intermedio”, “deficiente”. Con esto, se puede hacer una evaluación tanto individual como general de la clase, por tanto, se podrá determinar si el plan educativo está siendo eficaz.

Una manera conveniente de evaluar el plan de clase a aplicar, es utilizando una mayor cantidad de competencias, ya que se podrá examinar más afondo los conocimientos que han adquirido los alumnos y los puntos a mejorar.

Agregar actividades recreativas o creativas para impartirlas enseñanzas es una manera muy eficaz para que los alumnos puedan comprender y entender los puntos u objetivos específicos, además de lograr alcanzarla competencia requerida.

Por eso, se puede decir que la planificación por competencia llega a ser un método complementario, de apoyo, que permite tener al docente una mejor enseñanza y un plan para que el aprendizaje de los alumnos sea más eficiente.

El docente, llega a ser un orientador, un facilitador, que dedica parte del tiempo, no solo a enseñar a un grupo, si no a observar el rendimiento de cada alumno, lo cual requerirá tiempo para ayudar a investigar, a mejorar las habilidades de cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here